De Amy Berger, http://www.tuitnutrition.com/2015/09/its-the-insulin-1.html

Traducido por Alejandra Ruiz

Como puedes imaginar, dedico mucho tiempo a educarme sobre salud, nutrición y alimentación. Ya sea que esté leyendo artículos sobre literatura científica y médica, manteniéndome al día con publicaciones de blogueros inteligentes o aprendiendo más sobre anatomía y fisiología humana, una buena parte de mi semana la dedico a asegurarme de que, como nutricionista y bloguera, sé de lo que estoy hablando, y proporciono a mis clientes y lectores información confiable. Hay tanto hash y repetición de viejas noticias en este campo, que no se puede dar cinco pasos sin darse cabezazos contra la pared muchas veces. Por lo tanto, es raro que surja algo que realmente me deje boquiabierta. (Por eso, todavía estoy fascinada por esto) De vez en cuando, algo que es realmente muy simple, y que debería ser totalmente obvio, me deja boquiabierta, aunque solo sea porque me hace pensar en las cosas de una manera que nunca había considerado antes.

Con la ayuda de algunas personas geniales en el mundo de los alimentos bajos en carbohidratos y altos en grasas (LCHF), me presentaron un nuevo concepto, bueno, nuevo para mí, pero ciertamente no «nuevo» en absoluto, y me gustaría compartirlo contigo. Hay mucho de qué hablar, pero el tema general se reduce a esto: al centrarse casi exclusivamente en la glucosa en sangre, las profesiones médicas y de nutrición se han perdido el foco en un problema mucho más grande y mucho más insidioso: la insulina.

Como saben, la glucosa en sangre y la insulina están íntimamente relacionadas. Es difícil discutir uno sin el otro. Pero ¿cuándo fue la última vez que su panel de análisis de sangre básico incluyó una medición de los niveles de insulina? ¿Alguna vez le pediste a un médico que revisara algo que no fuera tu glucosa en ayunas y tal vez tu HbA1c (Hemoglobina glicosilada) si te preocupaba el control de tu azúcar en sangre? (No importa que el HbA1c ni siquiera esté incluido en una batería de exámenes sangre típico. A menudo tienes que solicitarlo específicamente). Si alguna vez has sido víctima de una prueba de tolerancia oral a la glucosa (PTGO), ¿Tu médico midió tus niveles de insulina, o solo tu glucosa en sangre?

Con un enfoque único en la glucosa, la glucosa, la glucosa, nos hemos distraído de lo que realmente está impulsando el foco en la diabetes tipo 2 (DM2), el síndrome metabólico, la enfermedad de Alzheimer y muchas más afecciones que exploraremos en detalle en parte 2 de esta serie. De ahí el título de esta publicación.

Una nueva perspectiva redescubierta

El sufijo «–itis» se utiliza para indicar inflamación. ¿Artritis? Inflamación de las articulaciones, ¿Amigdalitis? Inflamación de las amígdalas. ¿Bronquitis? Inflamación de los bronquios. ¿Entiendes mi punto? Pero aquí, usemos ITIS como abreviatura para mantenernos conectados al tema que nos ocupa: es la insulina, estúpido.

El brillante médico que merece crédito por este nuevo despertar de la importancia de la insulina sobre la glucosa es Joseph Kraft. Estoy convencida de que el Dr. Kraft es digno de un lugar en la lista cada vez mayor de pioneros en salud y nutrición que se adelantaron a su tiempo y que fueron lo suficientemente inteligentes, perspicaces y valientes para ver las cosas desde una perspectiva muy diferente a la de los de sus colegas y la sabiduría imperante en su tiempo. Estas personas, todas las cuales son / fueron MD o PhD, fueron burladas, ridiculizadas, despreciadas y casi hechas el hazmerreír, ya sea en la academia, la industria, la medicina o el ojo público, pero desde entonces su trabajo ha sido reivindicado una y otra vez: John Yudkin, Robert Atkins, Gerald Reaven, Mary Enig, Fred Kummerow, Otto Warburg y Thomas Seyfried. ¡Y esos son solo los que tengo en mi cabeza!

Así que sí. El Dr. Kraft vio que algo sucedía entre miles y miles de pacientes y participantes del estudio. Lo que vio fue algo diferente de lo que estaban viendo los demás, principalmente porque no lo estaban buscando. Lo que vio fue algo grande.

Antes de hablar sobre lo que exactamente vio el Dr. Kraft, me gustaría dar crédito a quien se merece y expresar mi más sincero agradecimiento a Ivor Cummins, el hombre detrás del blog poco conocido y ridículamente subestimado, The Fat Emperor. Ivor se topó con el trabajo del Dr. Kraft hace un tiempo y ha estado compartiendo sus mensajes críticos por todas partes. (Me siento casi como si Ivor estuviera al timón del Titanic y pudiera ver el iceberg con mucha anticipación. Agita los brazos y grita como un loco para que el capitán dé la vuelta al barco, pero todos están demasiado ocupados festejando como para darse cuenta. El mundo industrializado ya se está hundiendo hasta el fondo del océano cuando se trata de consejos dietéticos desastrosos, pero nunca es demasiado tarde. Tal vez, solo tal vez, al sacar esta información tanto como podamos, podemos arrojar a algunas personas: ¡y a doctores! – algunos chalecos salvavidas). Además, si no me equivoco, Ivor encontró este material de Kraft a través de Grant Schofield, un profesor de salud pública en Nueva Zelanda, que ha estado tratando de llevar el mensaje del Dr. Kraft a la vanguardia desde 2013.

Ivor es quien encabeza el resurgimiento de los hallazgos del Dr. Kraft, pero ha contado con la ayuda de dos médicos geniales de LCHF y keto: Theodore Naiman, cuya consulta se encuentra en Seattle, y Jeffry Gerber, también conocido como «Diet Doctor de Denver». También está destacando el trabajo del Dr. Kenneth Brookler, quien fue uno de los primeros médicos en reconocer la importancia del trabajo de Kraft. (Más sobre él en la parte 2).

Bueno. Ahora que hemos superado los preliminares, saltemos a esto.

Comenzaremos con la idea clave y luego la dividiremos en detalles.

La forma en que generalmente se diagnostica la diabetes tipo 2 (DM2) significa que varios miles, si no varios millones de personas con intolerancia a los carbohidratos pasan desapercibidos.

La DM2 se diagnostica típicamente mediante una combinación de glucemia en ayunas (FBG en adelante) elevada, hemoglobina glicosilada elevada e «insuficiencia» tras la administración de PTGO. Y nadie diría que la glucosa crónicamente elevada y una HbA1c alta no indican un estado diabético. Pero no es el único juego en la ciudad, amigos.

¿Cómo se pudo perder de vista a millones de personas con perfiles diabéticos? Con todas nuestras sofisticadas herramientas de diagnóstico, sin mencionar a las compañías farmacéuticas que están ansiosas por aumentar su base de clientes y medicar a tantas personas como sea humanamente posible [para bien o para mal], ¿cómo es posible que tantas personas puedan ser mal diagnosticadas o no diagnosticadas? Bueno, funciona así:

En muchos casos, la HbA1c y la glucosa en sangre en ayunas son las últimas cosas que aumentan. Si tu HbA1c y FBG están elevados, entonces tu páncreas ya ha estado trabajando horas extras por un tiempo, probablemente años, pero posiblemente décadas. Ocurre que la FBG solo se elevará después de que una cantidad significativa de los tejidos de tu cuerpo ya sean resistentes a la insulina. Si no fueran resistentes a la insulina, es decir, si fueran sensibles a la presencia de insulina, la glucemia en ayunas no sería alta. Las células responderían a la insulina tomando la glucosa de manera oportuna. Esto también mantendría tu HbA1c en el rango normal, ya que entendemos que HbA1c es un indicador general promedio de tu glucosa en sangre durante los últimos 3-4 meses. Entonces, si estos números son altos, tus células ya han perdido la capacidad de responder eficazmente a la insulina.

Cuando trató de identificar a diabéticos, prediabéticos y aquellos en riesgo de desarrollar diabetes en un futuro cercano, lo que descubrió el Dr. Kraft, y que a nadie más parecía importarle mucho, es que ¡ES LA INSULINA, ESTÚPIDO! Kraft administró más de 10,000 pruebas de tolerancia a la glucosa oral, pero además de medir la glucosa en sangre, también midió los niveles de insulina. Y en lugar de hacer el PTGO estándar, que termina después de solo 2 horas, el Dr. Kraft extendió sus pruebas por cinco horas. Esto le permitió ver cuánto tiempo tardaban los niveles de glucosa e insulina de las personas en volver a la normalidad. Este es un asunto mucho más importante de lo que parece.

Lo que Kraft descubrió fue tan asombroso, pero tan simple y lógico, que terminó escribiendo un libro al respecto. (Un libro del que casi nadie había oído hablar hasta que Ivor comenzó a publicar todo esto. Yo no lo he leído todavía, pero puedes apostar tu dulce patootie a que lo revisaré después de hacerlo).

No, de verdad, es la insulina

Aquí está la esencia de lo que descubrió: algunas personas hacen una PTGO y sus niveles de glucosa e insulina son simplemente perfectos. ¡Excelente! No hay problema. Sin embargo, estos ninjas metabólicos son una minoría muy, muy pequeña de la población. La gran mayoría de las personas a las que Kraft evaluó eran hiperinsulinémicas hasta cierto punto, a pesar de que su nivel de glucosa en sangre era «normal». Así es como funciona: en el transcurso de la prueba PTGO con insulina, Kraft pudo ver que la glucosa en sangre de miles de personas volvió a la normalidad, agradable y rápidamente, solo debido a la insulina peligrosamente elevada. Dado que sus pruebas se realizaron durante cinco horas, en lugar de dos, Kraft pudo ver que había algunos patrones diferentes subyacentes a este fenómeno, pero todos indicaban una insulina anormalmente elevada.

El Dr. Naiman ha reunido algunos gráficos útiles que ilustran los conceptos básicos. Me ha dado permiso para reproducirlos aquí, para que podamos hablar sobre lo que significan estos patrones:

  • Patrón 1: Este es el ninja metabólico mencionado anteriormente. En respuesta a una carga de carbohidratos, el nivel de insulina aumenta rápidamente, pero moderadamente, y vuelve a bajar con relativa rapidez. Aproximadamente 3 horas después, vuelven al nivel basal.
  • Patrón 2: En respuesta a una carga de carbohidratos, el nivel de insulina aumenta rápidamente y aumenta más que el de la persona «normal» en el patrón 1. Y además de subir más alto, también se demora más en bajar, y no vuelve al nivel basal hasta aproximadamente 4-5 horas después. La insulina se eleva más de lo normal y permanece elevada durante un período de tiempo prolongado. Este patrón indica hiperinsulinemia.
  • Patrón 3: En respuesta a una carga de carbohidratos, la insulina aumenta aún más que en el ejemplo ya hiperinsulinémico del patrón 2, pero no alcanza su pico hasta más tarde. Este es un pico retrasado y se tarda incluso más en volver al nivel basal. (Y no olvides que la insulina de referencia de esta persona en realidad está elevada de todos modos, por lo que su nivel «normal» ya es más alto que el de una persona sana). No hace falta decir que este patrón también representa hiperinsulinemia, pero es incluso peor que el patrón 2.
  • Patrón 4: En este patrón, el nivel de insulina de referencia ya está drásticamente elevado. Las células de esta persona están inundadas de insulina todo el tiempo, no solo en respuesta a una carga de carbohidratos. Al consumir un bolo de carbohidratos, el nivel de insulina de esta persona se dispara, toma mucho tiempo volver a bajar, e incluso cuando finalmente baja, solo se reduce el nivel basal, que, como acabo de decir, es anormalmente elevado. Esta persona está, para usar el término científico, en una profunda mierda hiperinsulinémica.

De hecho, los tres patrones que indican hiperinsulinemia están nadando en insulina; la única diferencia es la profundidad.

¿Cuál es el patrón 5? Buena pregunta. En el patrón 5, hay muy poca insulina en la sangre e incluso después de una carga de carbohidratos, el nivel de insulina apenas cambia. Esto sugiere diabetes tipo 1, que NO ES DE LO QUE HABLO AQUÍ. Por eso, cuando digo «diabetes» a lo largo de esta publicación, me refiero solo al tipo 2.

Volviendo a los patrones 2-4: Usando la hiperinsulinemia como un factor característico, el Dr. Kraft llamó a todas estas respuestas problemáticas “diabetes oculta” o diabetes in situ. (También podemos pensar en ella como una diabetes que se está gestando bajo la superficie. No es lo mismo que «prediabetes», ya que ese diagnóstico requiere que la glucosa en sangre ya esté ligeramente elevada. Esto es como pre-pre-diabetes.)

De acuerdo con los datos del Dr. Kraft (amablemente proporcionados por Ivor), 8.138 personas de 10.829 – que es más del 75% – con una PTGO normal exhibieron uno de los patrones hiperinsulinémicos. Además, el 93% del total de 10.829 tenían glucemia en ayunas normal. ¿Puede ver el problema?

Extrapolando estos números a la población en su conjunto, cuando usamos solo la glucemia en ayunas y una PTGO para diagnosticar la diabetes, echamos de menos a millones de personas que tienen diabetes in situ. De los 10.829 sujetos de Kraft a lo largo de los años, solo 2.223 (20%) con un PTGO normal exhibieron el patrón 1/respuesta ninja metabólica. Veinte por ciento. Un quinto. Eso significa que aproximadamente 4/5 partes (¡80%!) de la población tiene algún grado de hiperinsulinemia o diabetes in situ.

¡Cuatro de cada cinco personas!

(Restando a los que tienen diabetes tipo 1).

Son diabéticos; es sólo gracias a la insulina elevada prolongada que sus niveles de glucosa se mantienen normales. Pero no nos engañemos: son diabéticos. (O, si insiste en una precisión lingüística total, son intolerantes a los carbohidratos e hiperinsulinémicos, y es probable que pronto sean diabéticos; todo lo que queda por hacer es esperar hasta que su FBG y HbA1c sean lo suficientemente altos como para que un médico dé el diagnóstico oficial. Pero incluso si permanecen en un estado hiperinsulinémico sin un eventual aumento de FBG y HbA1c, lo cual es totalmente posible, todavía tienen serios problemas fisiológicos. Más sobre esto la próxima vez).

Puedes ver esto representado visualmente, agradeciendo una vez más al Dr. Naiman:

Por lo tanto, la glucemia en ayunas es normal y debido a la insulina por las nubes, la HbA1c también podría ser normal. Pero, ¿cuánto tiempo será así? Los niveles más altos de insulina y el retorno tardío al nivel basal tras la ingestión de un bolo de carbohidratos sugieren que los patrones 2-4 ya son algo resistentes a la insulina. Es decir, las células deben bañarse en más insulina, durante un período de tiempo más largo, antes de que respondan sacando algo de glucosa del torrente sanguíneo.

¿Cuánto tiempo pasará antes de que las células dejen de sacar la glucosa de la sangre y la glucemia se eleve constantemente? ¿Cuánto tiempo pasará antes de que esta situación resulte finalmente, lo que eventualmente resultará, en una glucemia en ayunas elevada y una HbA1c elevada? ¿Meses? ¿Años? ¿Décadas? No lo sé, y no sé si alguien lo sabe, seguro. Pero esto sucederá en algún momento, siempre que el individuo afectado continúe con las mismas prácticas de dieta y estilo de vida que crearon esta situación en primer lugar. Pero recuerde: la HbA1c y la glucemia en ayunas son las últimas cosas que aumentarán indicando intolerancia a los carbohidratos. (En la parte 2, veremos algunos otros indicadores sanguíneos que podrían ayudarnos a controlar mejor nuestra sensibilidad a la insulina).

Echa un vistazo a este gráfico elaborado por Ivor, basado en los datos de Kraft.

Una vista de los datos de Kraft: 14.384 personas cuentan la historia del diagnóstico:

Como puedes ver, un nivel elevado de glucosa en sangre en ayunas identificó solo al 25% de las personas que tenían diabetes oculta/diabetes in situ. Las PTGO identificaron solo alrededor del 40% de las personas con diabetes, mientras que, de hecho, cerca del 78% de las personas con un resultado de PTGO «normal» tenían diabetes in situ. El empleo de la prueba PTGO de 5 horas con insulina de Kraft parece una forma mucho más eficaz de identificar a las personas que ya tienen diabetes oculta, así como a las que tienen un alto riesgo. (Incluso si no te sientes cómodo llamando a la hiperinsulinemia como diabetes oculta/diabetes in situ y prefieres reservar el diagnóstico de diabetes solo para las personas cuyo HbA1c y glucemia en ayunas están elevados, estoy segura de que aún puedes ver la utilidad clínica al usar la estrategia de Kraft. Si quisiera prevenir la mayor cantidad posible de casos de diabetes hiperglucémica regular en toda regla, entonces usaría insulina elevada como una señal de advertencia temprana, y lo tomaría como un mensaje fuerte y claro para cambiar tu dieta y estilo de vida, o recomendar cambios a tus pacientes/clientes. A riesgo de darles alguna idea, debo decir que, si dirigiera una compañía farmacéutica, esto sería música para mis oídos, porque podríamos usar la prueba de Kraft para identificar millones de posibles nuevos clientes de por vida de medicamentos para reducir la insulina. Por supuesto, también podríamos decirles que sigan una maldita dieta baja en carbohidratos, pero luego no ganaríamos dinero vendiendo nuestros medicamentos, ¡así que silencio! Sin embargo, en todo caso, debes pensar que el ensayo de insulina de Kraft podría ser lo que finalmente despierte al establecimiento médico convencional a la idea de que MÁS INSULINA ES LO ÚLTIMO QUE LA MAYORÍA DE LOS DIABÉTICOS T2 NECESITAN. No sufren de una «deficiencia de insulina»).

Si tu HbA1c y glucosa en ayunas son normales, ¿estás a salvo?

Si tu HbA1c y tu glucemia en ayunas son «normales», pregúntate por qué son normales. ¿Deberían ser normales? ¿Es lógico que sean normales? Si sigues una dieta baja en carbohidratos, haces ejercicio regularmente para mantener la sensibilidad a la insulina de las células musculares, duermes lo suficiente y te tomas el tiempo para relajarte, descomprimir y reducir tus niveles de estrés, entonces está bien.

Tus números probablemente son normales porque todo va bien. Pero si has pasado varios años comiendo mucha basura, siendo sedentario, estresado al máximo y apenas pasando el día como un zombi privado de sueño, es muy posible que caiga bajo uno de los patrones hiperinsulinémicos del Dr. Kraft.

En realidad, solo hay una razón por la que sus números no son elevados. Entonces, enhorabuena, tiene diabetes in situ. A tí (y probablemente también a tu médico) te han engañado pensando que todo ha ido bien todos estos años, porque tu HbA1c y tu glucemia en ayunas eran normales. (Ten en cuenta, sin embargo, que no todo fue normal. Lo más probable es que, a lo largo de los años, tus triglicéridos estuvieran subiendo, tu HDL se estaba hundiendo y el tamaño de las partículas de lipoproteínas cambiaba hacia un patrón desfavorable, pero tu médico no sabía nada sobre las pruebas de tamaño de partícula, ni tenían idea de que estos problemas están relacionados con la intolerancia a los carbohidratos y, en lugar de recomendarle que adopte una dieta baja en carbohidratos, probablemente le dijo que evitara la mantequilla, las yemas de huevo y las carnes rojas).

Pero esos marcadores de glucosa son normales solo porque algo metabólicamente insidioso se está gestando debajo de la superficie. Al secretar cantidades desmesuradas de insulina, tu cuerpo está haciendo todo lo posible para prevenir el daño que se acumularía con la glucosa crónicamente elevada. Pero solo puede hacer esto durante un tiempo antes de que las cosas realmente salgan mal.

En la parte 2, veremos qué sucede cuando las cosas salen mal y exploraremos algunas de las consecuencias de los niveles elevados de glucosa e insulina. Algunos de ellos serán noticias antiguas para ti, pero otros te sorprenderán.

¡Uf! Un post bastante largo, lo sé. ¡Gracias por aguantar!

Mientras tanto, si desea explorar más a fondo este tema de la diabetes in situ, ¿y quién no lo haría?, le animo a que vea el video en el que Ivor entrevistó al Dr. Kraft, para que pueda escuchar las cosas directamente de la fuente. Son principalmente los dos hombres hablando, lo cual es fascinante en sí, pero también hay un par de excelentes diapositivas que explican los diferentes patrones de hiperinsulinemia identificados por Kraft: Kraft – Padre del Ensayo de Insulina.

Además, sería negligente si no reconociera el increíble trabajo que está haciendo el Dr. Jason Fung al explicar el papel de la insulina para exacerbar, en lugar de mejorar, la patología de la diabetes tipo 2. Excelente video aquí: Cómo corregir la diabetes tipo 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.