Soy Jael, una santiaguina de 37 años que se vino a vivir a Puerto Montt el 2011.

Toda mi vida hasta aquí, luché por ser delgada. Vengo de una familia con enfermedades como diabetes e hipertensión, con resistencia a la insulina, sufriendo de ataques al corazón causados por diabetes, etc. No quería llegar a eso yo también, pero la vida y el frio del sur me llevaron a subir mucho de peso. Nunca fui muy delgada, pero me esforzaba por mantenerme en un peso saludable. Sin embargo, los últimos 8 años vi como, sin importar lo que hiciera, subía y subía de peso como la espuma.

Probé muchas cosas, dietas extremas, batidos que sustituyen alimentos de distintas marcas, pastillas, visité distintos nutricionistas y me llené de información, pero aun cuando seguía las indicaciones no lograba permanecer en ello ni tampoco los resultados que esperaba. Paulatinamente vi como todo esto me estresaba, angustiaba y deprimía mucho hasta que sin darme cuenta me rendí.

Empecé a comer lo que quería, pensaba “si voy a estar gorda y nada de lo que haga me va a hacer bajar, entonces lo voy a disfrutar” pero solo conseguí hundirme más porque no solo tenía 13 kilos de más sino que también arrastraba dolores en las piernas, dolores de cabeza y muchas migrañas, me sentía una anciana porque ni subir escaleras podía sin sentir un fortísimo pinchazo en las rodillas.

Un buen dia leí el libro “Cerebro de Pan” y me impactó mucho y paralelo a eso una prima me habló del Método Grez y comencé a investigar, a buscar más información.

El 4 de marzo de este año fue el día que elegí para hacer el cambio de alimentación para el que ya me sentía preparada. Lo maravilloso es que el 2do dia ya no había dolor en las rodillas y eso me ha hecho seguir hasta hoy que sigo lowcarb.

No solo las rodillas ya no duelen, tampoco la cabeza, no me siento deprimida y los cambios ya se notan en mi ropa también (tengo varios centímetros menos), duermo mejor y no me irrito con tanta facilidad, y eso mi familia lo agradece. Ellos también han tenido maravillosos resultados, pero sus historias quedarán para otra ocasión.

10 comentarios en «T#25: Mi Lucha»
    1. Si, es difícil, dicen que el frio insta a comer cosas dulces y fritas, pero con el cambio de alimentación baja mucho la ansiedad y si comes como para cruzar el desierto, no te quedará espacio para los dulces.
      Sigue adelante, tu también puedes

    1. Maravilloso, me encanta leer la historia de cada uno, porque instan a seguir adelante.
      Un abrazo y feliz comienzo de semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *