Mi nombre es Maren Gazaue, Nutricionista

Al ser Nutricionista es que hace muchos años dejaron de existir en mi lista de alimentos y preparaciones productos que contenían grasa y sobre todo grasas saturadas (mantequilla-manteca-aceite de coco-queso-tocino, etc), es de lo primero que aprendes en la Universidad y luego profundizas en la relación de las grasas con Enfermedades Cardiovasculares y es así como te conviertes en una experta máquina calculadora de calorías y macronutrientes para crear una minuta que requiera el paciente según su condición patológica, edad, sexo etc y lo más bajo en grasas que se pueda a fin de preservar su salud.

Por muchos años creí que lo estaba haciendo excelente.  Amo mi profesión, me encanta ser testigo de los cambios en la salud de pacientes y familiares pero es aquí dónde año tras año, solamente adquiría tolerancia a la frustración, ya que muchos pacientes no lograban su talla ni tampoco restituir indicadores de salud. Algo que también aprendes es que puedes ayudar con la sintomatología de enfermedades pero jamás revertirlas por lo cual sigues creyendo que todo está bien.

Pero que pasa cuando te encuentras con gente que ha escuchado a un tipo en la Tele, que ha leído un libro y que con ello ha bajado 10 kilos -por ejemplo en un mes- y que sus exámenes de sangre están mejor que cuando empezó. Cómo profesional de la salud me generó una inquietud y me propuse investigar que era lo mágico que proponía este tipo en la televisión (Pedro Grez). El libro “Los mitos me tienen Gordo y Enfermo” fue mi punto de partida para investigar respecto de este cambio en los paradigmas establecidos, lo que sigo haciendo hasta el día de hoy.

Cómo yo no estaba en mi talla, pesé a seguir mis propias indicaciones (consumir sólo productos light, sin azúcar bajos en…etc) decidí comenzar con este cambio, probando todo en mi misma. Al cabo de 4 meses ya había recuperado mi talla y varios centímetros de grasa se habían ido, me sentía increíble, con mucha más energía, dormía mejor, mi piel había mejorado y había desaparecido incluso la celulitis. Estaba Feliz.

Lo mejor que podía hacer es mostrárselo a mis pacientes y comencé a trabajar desde mi domicilio.  Sabía que es una guerra difícil de pelear con profesionales tan cerrados que mantienen posturas de los años 70 hasta el día de hoy, por lo que dentro de mis cuatro paredes fui testigo de cambios impresionantes. He visto revertir resistencia a la Insulina, hipertrigliceridemia, hipertensión, sobrepeso y obesidad, diabetes gestacional entre tantas patologías asociadas a la Enfemedad Hormonal denominada Obesidad.

Día a día obtengo el mejor pago que un Profesional de la Salud puede recibir, y es la felicidad de mis pacientes al ver sus logros, eso es impagable.

Sigo trabajando en mi domicilio y hoy además trabajo en Clínica La Parva. Mi objetivo principal es ver una sociedad no esclavizada por la comida

3 comentarios en «T#20: Mi vocación dónde realmente era necesaria»
  1. Hola ,gracias por tu testimonio. Hoy encontré tu nombre en Instagram y comencé a seguirte pero me gustaría saber donde podría solicitarte una hora de consulta,la clínica la Parva me queda un poco lejos. Tengo resistencia a la insulina, sobrepeso y enfermedad auto inmune asociada a mis articulaciones por lo cual me interesó de sobremanera todo lo que escribes.
    Quedó atenta y muchas gracias
    Adriana Alvarado A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.