Hola, mi nombre es Gonzalo y he transitado toda mi vida por subidas y bajadas de peso. Anteriormente había realizado una dieta que es parecido a lo que promueve LowCarb o Pedro Grez con su método. Pero como todas las dietas y dado a mi problema de control de ansiedad (o descontrol), siempre terminaba recuperando lo que había bajado.

Mi hermana me regaló el primer libro de Pedro Grez hace como dos años, pero quedó guardado bastante tiempo antes de leerlo. Luego, con mi pareja quedamos esperando a nuestra hija y quedamos de acuerdo que después del parto (un tiempo después) partiríamos los dos el método. En el intertanto, salió el segundo libro (Las Emociones nos tienen Gordos y Enfermos), que me hizo aún más sentido. Así que en septiembre (sí, justo en el mes que se supone es más complejo) comenzamos este nuevo estilo de vida y yo comencé una nueva forma de bajar de peso.

Como ya había echo similar, no me fue tan difícil seguirle el ritmo y, lo importante, es que no te agobian con que se debe comer cada cierto tiempo y el orden como se debe comer (la excepción es los carbohidratos, que se recomienda después de las 18 horas, para el que este interesado en comerlos). Lo importante es aprender a quedar saciado con la comida.

Así pude realmente escuchar a mi cuerpo y me hizo sentido lo que Pedro Grez señala en sus libros. Además, mi familia esta feliz (mi pareja, mis padres, hermanos/as… en general todos). Y yo me siento bien y con energía. Como me gusta saber lo que hago he seguido aprendiendo de nutrición y fisiología (aunque algo sabía antes) y he ido avanzando a los siguientes niveles: los ayunos (intermitentes y de más largo plazo). Todavía me falta entender más y aplicar lo relativo a autofagia. No ahondaré en los indicadores de salud y recuperación de enfermedades, porque hay otros testimonios más potentes en ese sentido (aunque también he tenido mejoras importantes).
Yo quiero dejarles como mensaje que averigüen (no se queden solo con lo que les dicen) y empiecen ya un nuevo estilo de vida que les dará una mejor calidad de vida.

Para cerrar el tema, hoy ya está controlada más mi ansiedad o si se descontrola, puedo recurrir a cosas ricas como los quesos, la crema o un sinfín de cosas más que este estilo de vida permite. Y si quiero comer algo alto en carbohidratos, puedo hacerlo (ojalá en la tarde noche), pero después tengo que hacerme cargo de los malestares que ello me produce (dolor de cabeza y problemas estomacales, entre otros)

Gonzalo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.